sábado, 18 de febrero de 2012

#acampadabetis

-    Es más bonito como yo lo cuento.
-    Pero es mentira.
-    Qué más da.
-    Venga, cuéntalo.
-    Pues era la toma de posesión de Zoido en Sevilla, ¿no? En 2011, después de las municipales. Y estábamos todos los del 15M, una manifestación con un huevo de gente, rodeando el Ayuntamiento.
-    El 15M no, la Asamblea de Sevilla.
-    Mi coño.
-    Lo que sea. El tema era que los cabrones no se escapasen. Los tíos salían del acto, y empezamos con el ‘no nos representan’, pero luego la gente se fue calentando y empezaron a insultar. Que si ladrones, que si hijos de puta…
-    Una barbaridad, porque ese rollo no vale para nada…
-    Déjalo que acabe.
-    Eso. Que la cosa cada vez más heavey, escupiendo, y los policías histéricos y nosotros echados encima…
-    Pero si no estabas…
-    Pero déjalo que lo cuente… Decías que aquello estaba a punto de reventar, y…
-    Aparece Gordillo.
-    El alcalde de…
-    El presidente del Betis.
-    ¿Invitado a la toma de posesión del alcalde?
-    Sevilla es Sevilla.
-    Aparece Gordillo…
-    Y la gente se calla. Es como en plan ‘es el presidente del Betis, es uno de nosotros’. Él va enchaquetado y nos mira como con miedo, pero la gente está murmurando en plan ‘si es de pueblo’.
-    Que no era él. Si no estabas.
-    Y de repente salta un chaval: ‘¡Gordilla, sálvanos!’.
-    Buenísimo…
-    Y a él sólo le sale encogerse de hombros, mirar alrededor y decir ‘¡Es que estoy yo solo!’. Y la gente se empieza a reír y empieza a aplaudirle, y hasta alguno empieza ‘¡Beeeetis, Beeeetis!’.
-    Ahí te has pasado, ¿ves?
-    Es que es todo mentira. Él no estaba. Rafa Gordillo, el del Betis, tampoco. Y el que sí que salió y se quedó todo el mundo callado fue Sánchez Gordillo, el alcalde comunista de Marinaleda.
-    Pero es más bonito como yo lo cuento.